El Papa pone en guardia a la Iglesia contra el activismo y reafirma la primacía de la vida espiritual


a-papaEl Papa advierte contra la contaminación del espíritu y del peligro que corre este mundo, en el que el ser humano quiere suplantar a Dios, “porque en manos de tal hombre, el fuego y su enorme potencial puede revolverse contra la humanidad misma, según ha informado Radio Vaticano.
A las nueve y media de la mañana Benedicto XVI ha presidido la Concelebración Eucarística de la Solemnidad en la Basílica de san Pedro y en la que han participado miles de fieles.
“Cada vez que celebramos la Eucaristía, vivimos en la fe el misterio que se cumple sobre el altar, participamos por tanto al supremo acto de amor que Cristo ha realizado con su muerte y resurrección. El único y mismo centro de la liturgia y de la vida cristiana -el misterio pascual- asume luego, en las diversas solemnidades y fiestas “formas” específicas con posteriores significados y con particulares dones de gracia. Entre todas las solemnidades, la de Pentecostés se distingue por importancia, porque en ella se realiza aquello que el mismo Jesús había anunciado ser el objetivo de toda su misión en la tierra”.
Con estas palabras Benedicto XVI ha comenzado su homilía de la Santa Misa en la que han concelebrado los cardenales presentes en Roma. “De hecho mientras subía a Jerusalén, había declarado a los discípulos, ha recordado el Papa: “Vine a traer fuego a la tierra, y, ¡cómo desearía que ya estuviera ardiendo” (Lc 12,49). Estas palabras encuentran su más evidente realización cincuenta días después de la resurrección, en Pentecostés, antigua fiesta judía que en la Iglesia se ha convertido en la fiesta por excelencia del Espíritu Santo: “Aparecieron lenguas como de fuego… Se llenaron todos de Espíritu Santo”(Hch 2,3-4). El verdadero fuego, el Espíritu Santo, ha sido traído a la tierra por Cristo. Dios de esta manera ha querido continuar dando este “fuego” a todas las generaciones como y cuando quiere.
“A su vez, Jesucristo ha constituido la Iglesia como su Cuerpo místico, para que prolongue su misión en la historia. “Recibid el Espíritu Santo” – dijo el Señor a los Apóstoles la noche de la resurrección, acompañando esas palabras con un gesto expresivo: “sopló” sobre ellos (cfr Jn 20,22). Manifestó de esta manera que les transmitía su Espíritu, el Espíritu del Padre y del Hijo.
Seguidamente el Santo Padre reflexionando sobre las lecturas que hoy la liturgia nos propone por medio de la Escritura, explicando cómo debe ser la comunidad, cómo debemos ser nosotros para recibir el don del Espíritu Santo. “Esto, vale para la Iglesia de hoy, vale también para nosotros que estamos reunidos aquí. Si queremos que Pentecostés no se reduzca a un simple rito, sino que sea evento actual de salvación, tenemos que disponernos en religiosa espera del don de Dios mediante la humilde y silenciosa escucha de su Palabra.
Para que Pentecostés se renueve en nuestro tiempo, es necesario tal vez – sin quitar nada a la libertad de Dios – que la Iglesia se “afane” menos por las actividades y se dedique más a la oración. Nos lo enseña la Madre de la Iglesia, María Santísima, Esposa del Espíritu Santo. Y tras dar las gracias al coro de la Catedral y la Orquesta de Cámara de Colonia que han participado en la celebración eucarística el Santo Padre ha aludido a las grandes imágenes que se nos describen en los Hechos de los Apóstoles.
“La tempestad, ha dicho, es descrita como “viento impetuoso”, y esto hace pensar al aire, que distingue nuestro planeta de los otros astros, y nos permite vivir en él.
“Lo que el aire es para la vida biológica, lo es el Espíritu Santo para la vida espiritual; y así como existe una contaminación atmosférica que envenena el ambiente y a los seres vivos, así también existe una contaminación del corazón y del espíritu, que mortifica y envenena la existencia espiritual. De la misma manera que no hay que someterse a los venenos del aire -y por esto el compromiso ecológico representa hoy en día una prioridad- así también se debería hacer con aquello que corrompe el espíritu. En cambio parece que la mente y el corazón se acostumbren sin dificultad a tantos productos que contaminan y que circulan en nuestras sociedades- por ejemplo imágenes que transforman en espectáculo el placer, la violencia o el desprecio por el hombre y la mujer.
“También esto es libertad, se dice, ha subrayado el Papa, sin reconocer que todo aquello que contamina, intoxica el alma sobretodo de las nuevas generaciones, y termina después por condicionar la misma libertad. La metáfora del viento impetuoso de Pentecostés hace pensar en cambio en cuánto sea precioso respirar aire puro, ya sea con los pulmones, aquel físico, ya sea con el corazón, aquel espiritual, el aire salubre del espíritu ¡que es el amor! También el Pontífice ha aludido a otra imagen del Espíritu Santo: al fuego, que encontramos en los Hechos de los Apóstoles en el que
señalaba al inicio la comparación entre Jesús y la figura mitológica de Prometeo, que recuerda un aspecto característico del hombre moderno. Posesionándose de las energías del cosmos – el “fuego”- el ser humano parece hoy afirmarse a sí mismo como Dios y querer transformar al mundo excluyendo, poniendo de lado, o más aun, rechazando al Creador del universo.
“El hombre no quiere más ser imagen de Dios, sino de sí mismo; se declara autónomo, libre, adulto. Evidentemente tal comportamiento revela una relación no autentica con Dios, consecuencia de una falsa imagen que de Él se ha construido, como el hijo pródigo de la parábola evangélica que cree realizarse a sí mismo alejándose de la casa del padre. En las manos de un hombre así, el “fuego” y sus enormes potencialidades se convierten en peligrosas. Pueden volverse contra la vida y la misma humanidad, como lamentablemente demuestra la historia. Como perenne advertencia permanecen las tragedias de Hiroshima y Nagasaki, donde la energía atómica, utilizada para fines bélicos, terminó por diseminar muerte en proporciones inauditas”.
Verdaderamente, se podrían encontrar muchos ejemplos, menos graves si bien igualmente sintomáticos en la realidad de cada día, ha concluido diciendo en su homilía Benedicto XVI, subrayando que el Espíritu Santo vence al miedo. “El Espíritu de Dios, donde entra, expulsa el miedo; nos hace conocer y sentir que estamos en las manos de una Omnipotencia de amor: cualquier cosa que ocurra su amor infinito no nos abandona. Lo demuestra el testimonio de los mártires, el valor de los confesores de la fe, el intrépido impulso de los misioneros, la franqueza de los predicadores, el ejemplo de todos los santos, algunos incluso adolescentes y niños. Lo demuestra la existencia misma de la Iglesia que, a pesar de los límites y las culpas de los hombres, continúa atravesando el océano de la historia, empujada por el soplo de Dios y animada por su fuego purificador. Con esta fe y esta gozosa esperanza repetimos hoy, por intercesión de María: “Manda tu Espíritu, Señor, a renovar la tierra!”:

imprimir

4 views
bookmark icon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies